BBC Ministerio Hispano

¿Por qué Mateo comienza así?

Si usted se ha propuesto leer la Biblia completa, o tal vez el Nuevo testamento, o simplemente el libro de Mateo, tal vez se haya hecho esa pregunta.

Es una manera poco atractiva de comenzar una historia, ¿no es verdad? Sobre todo si lo consideramos a la luz de nuestro entorno y de acuerdo a las costumbres modernas. Pero este no es el caso. Mateo era judío y les estaba escribiendo a judíos del primer siglo.

En ese entorno, la manera más natural de comenzar a hablar sobre una persona era presentándola, introduciendo sus credenciales; y para los judíos, lo más importante era la genealogía. Esta era la manera de indicar su posición.

De manera que esto que para nosotros hoy resulta un tanto aburrido y monótono, y para algunos, hasta sin sentido, era algo muy importante para los judíos en el tiempo de Jesús. Mateo arranca haciendo referencia a la historia conocida en su tiempo, y por eso menciona el linaje real.

El propósito de Mateo es claro: introducir a Jesús como el Rey-Mesiah de los judíos. Es por esta razón que comienza presentando la relación de los antecesores de José, llevando la genealogía solo hasta Abraham que era considerado como el padre de los judíos. Con esto Mateo se propone dejar aclarado que Jesús, como hijo de David está vinculado al pacto davídico, y por lo tanto a los derechos al trono. Y como hijo de Abraham, al pacto abrahámico y a los derechos de la Tierra Prometida.

Observe que Mateo no hace referencia a la ascendencia sanguínea de Jesús, sino a su linaje real. Él no era hijo de José, pero por medio de él, era descendiente legal y por tanto heredero del trono.

¿Debemos aprendernos de memoria esta larga lista de nombres? ¿Para qué nos sirve a nosotros hoy? ¿Por qué la dejaron en el Nuevo testamento? La intención de Mateo  es simplemente indicar la realeza de Jesús. Esta genealogía muestra la línea real hebrea de la cual desciende Jesús mostrando la veracidad de su humanidad divina. La deidad de Jesús se abrió paso durante tres series de catorce generaciones para habitar entre los hombres y cumplir la profecía: Emanuel: Dios con nosotros.

Related Posts