BBC Ministerio Hispano

A pesar de las circunstancias, Dios obra siempre

Por Dr. Óscar J. Fernández

Éxodo 2:1-10

¿Sabía usted que los cristianos son perseguidos en muchas partes del mundo en la actualidad? Hace unos días, un grupo de cristianos que había ido a Afganistán para ayudar a la población civil realizando análisis clínicos para detectar y tratar enfermedades, enseñar a las mujeres y a los niños fueron emboscados por un grupo de talibanes que irrumpió en la aldea donde estaban, en una apartada región en las montañas de ese país, dando muerte a todos los integrantes del grupo. Cuentan los pobladores de la aldea, que fueron obligados a presenciar la masacre, que el jefe del grupo les dijo a los misioneros y a los presentes que los mataban porque ellos todos tenían Biblias. ¿Qué siente usted cuando oye historias como esta? ¿Siente simpatía por los cristianos que están siendo perseguidos por causa de su fe?

Mirando al libro de Éxodo vemos que hay dos mujeres hebreas nombradas Sifra y Fúa (Éxodo 1:15) que jugaron un papel muy importante en la preservación de la vida de los niños hebreos. Su rol fue tan importante que sus nombres aparecen en la Biblia, mientras que ignoramos el nombre de la madre y la hermana de Moisés e incluso el de la princesa que lo adoptó. Y menciono a estas otras tres mujeres porque ellas jugaron un papel de gran importancia en la preservación de la vida del futuro líder del pueblo de Israel, protegiendo a los niños hebreos a pesar de las órdenes del faraón.

La historia del Éxodo siempre me ha fascinado, y hoy día me parece aún más importante, porque hay un tema que surge y se repite una y otra vez: El pueblo de Dios salió victorioso, no por su fortaleza sino por su debilidad. ¿Le parece que esto pudiera aplicarse a nosotros hoy? ¿Hay alguna situación de la que deba salir y no cuenta con la fortaleza necesaria?

La Biblia nos enseña que Dios desea que la gente reconozca que las cosas que han sido hechas se deben a Él, las gentes han triunfado y han vencido por la ayuda de Él y no por la fortaleza, sabiduría o destreza de algún ser humano. Cuando Dios decide usar a algún hombre, la mayor parte de las veces, Él usa a personas que nosotros no podemos imaginar que pudieran ser usadas. En el caso de Moisés, Dios usó a su hermana que era poco más que una niña, y a la princesa que era gentil y formaba parte de la familia que estaba oprimiendo al pueblo de Dios. ¿Se fija que nuestro Dios es creativo y hace cosas que nosotros nunca pudiéramos, ni si siquiera imaginar?

Observemos los acontecimientos. Primero, la madre de Moisés lo ocultó por tres meses. Después lo colocó en una cesta y lo puso en el río Nilo. Pienso que esto era algo similar a la práctica que es común en muchos países de poner un bebé en la puerta de un orfanatorio o de un convento. En el caso de Moisés, su hermanita a escondidas estaba observando para ver qué pasaba. En segundo lugar, la hija de Faraón vio al niño en el río y tuvo compasión de él. Siempre me ha llamado la atención la manera en la que la Biblia describe este hecho. La princesa se dejó llevar por sus sentimientos. Vio que el niño era hermoso y decidió quedarse con él a pesar de saber que era un niño hebreo. No hay otra información acerca de las razones que la princesa pudo tener para quedarse con Moisés, aparte de la hermosura del niño que la llevó a desobedecer la orden de Faraón de sumergir y ahogar en el río a todo niño hebreo.

La historia no recoge alguna información personal acerca de esta dama egipcia y la Biblia tampoco nos cuenta algo más acerca de ella. En tercer lugar, la hermanita de Moisés se las arregló para que la propia madre de Moisés fuera contratada como niñera.

De la misma manera, Dios pone personas en nuestro camino que nos cuidan y hacen bien. En ocasiones se trata de personas de las que podemos esperar que nos hagan bien, como nuestros familiares y nuestro pastor. Pero hay otros casos en los que la persona que nos hace el bien es alguien de quien nosotros nunca hubiéramos podido pensar o esperar que algo bueno pudiera venir de ellas, bien sea por sus antecedentes o por ser alguien que siempre ha estado opuesto a nosotros. No debe sorprendernos incluso, si Dios utiliza a personas que no son cristianas para hacernos algún bien.

Cada uno de los que tenemos un testimonio que podemos dar de cómo Dios ha obrado en nuestras vidas, sin lugar a dudas que ese testimonio, incluye ejemplos de la manera en la que Dios nos mostró su gracia por medio de otras personas. Yo pudiera escribir un libro, solo con algunos de los ejemplos de la manera maravillosa en la que Dios ha obrado en mi vida, usando a cristianos a no creyentes, a ateos y hasta a enemigos para mostrarme su gracia.

Una parte de nuestra confianza en Dios es la seguridad de que Él continuará ayudándonos mediante las personas que Él pondrá en nuestras vidas. Pero esto no quiere decir que debemos asumir que Dios nos librará siempre de los problemas. Sin embargo, Él siempre estará obrando en nuestras circunstancias y su propósito siempre es darnos lo mejor.

LA VOLUNTAS DE DIOS MUESTRA SU FIDELIDAD. Éxodo 2: 23-25

“23Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. 24Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. 25Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.

El libro de Éxodo hace un recorrido rápido de los primeros años de Moisés. El siguiente episodio decisivo en su vida es la muerte del egipcio a consecuencia de lo cual salió huyendo de Egipto (Éxodo 2: 11-15). Para mí este episodio muestra, sin lugar a dudas, el gran sentido de justicia y la compasión por los oprimidos que Moisés sentía. Esto hacia que amara a su gente y que actuara a su favor sin mirar las consecuencias. Moisés debe haberse sentido desilusionado por la amarga retórica de los hebreos que eran esclavos, dice Éxodo 2:14: “Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente esto ha sido descubierto”, lea Hechos 7:25-29. Aunque Moisés en este momento no estaba listo para ser el líder de Israel, sus actos sin embargo muestran que sentía por Israel el valor y la pasión necesarios, para llegar a ser el gran líder que fue.

Entonces Moisés sintió temor y huyó a Madián que se encuentra en la esquina noroeste de lo que hoy es Arabia Saudita y allí encontró una esposa (Éxodo 2:15-22). Viendo a un grupo de mujeres que pastoreaban sus ovejas y habían venido a sacar agua a un pozo para darles de beber, cuando los pastores importunándolas las echaron de allí. Aquí de nuevo Moisés entra en acción defendiéndolas de los pastores y dándoles de beber a las ovejas de ellas. Es evidente que Moisés de nuevo muestra en este episodio su voluntad de defender a los débiles y los oprimidos.

Me parece ver que la vida de Moisés aquí, en cierto sentido, es como un paralelo con la vida de Jacob. Observe y analice los siguientes hechos:

1. Como Jacob, Moisés huye de su hogar temiendo por su vida (Génesis 27:41-28:5).
2. La forma en la que Moisés encuentra a su esposa es muy similar a la forma en la que Jacob encuentra a Raquel, viniendo en su ayuda en un pozo (Génesis 29:9-10).

Aunque Moisés no lo sabía en este momento, me parece que este paralelo lo marca como el hombre que tomaría el lugar de Jacob, para convertirse en el padre y líder de la nación de Israel.

Mientras tanto, en Egipto los sufrimientos del pueblo de Israel continuaban, a pesar de que el faraón que los oprimía antes había muerto. Tal vez para la mayoría del pueblo de Israel, las cosas se tornaban de tal manera que parecía que estuvieran destinados a ser esclavos por el resto de sus días. Tal vez, Moisés hubiera puesto su vida en Egipto en su pasado para siempre, mirando a un nuevo futuro en Madián con su esposa y familiares. Pero Dios determinó que era el tiempo perfecto para actuar.

Me parece encontrar en la Biblia tres razones por las cuales Dios decidió actuar en ese momento:

1. Dios escuchó el clamor de los hijos de Israel. Aunque tal vez ellos no tuvieran conciencia y a pesar de que tal vez no lo creyeran, la realidad es que Dios había estado escuchando cada oración y cada clamor que ellos le habían elevado a Él.
2. Dios no había olvidado su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Cuando Dios hizo un pacto con Abraham, Él le advirtió que sus descendientes serían esclavos, pero le prometió que Él los rescataría y les daría la tierra de Canaán, Génesis 15:12-21.
3. Dios vio el sufrimiento de su pueblo y tuvo compasión de ellos. Dios es el juez de TODA la tierra, Génesis 18:25, y no hay crimen, injusticia, o crueldad que pase inadvertida a sus ojos.

Cuando estemos enfrentando dificultades o problemas, PODEMOS clamar a Dios invocando su ayuda. Él es fiel a su pueblo, y podemos tener la seguridad de que Él mostrará su fidelidad. Dios nos oye y toma en cuenta nuestra situación y nuestros problemas. Nada escapa a su mirada y atención. Si nosotros PERTENECEMOS a Dios, no debemos perder la fe ni la esperanza, a pesar de lo difícil, trágica o diabólica que parezca la situación que enfrentemos. El éxodo de Israel de Egipto es un testimonio del poder de Dios, de su fidelidad y de su amor por su pueblo.

Deseo terminar invitándole a que haga un ejercicio. Compare estos dos pasajes de las Escrituras y trate de encontrar su conexión:

Éxodo 2:23-25
23Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. 24Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. 25Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.

Y ahora Apocalipsis 6:9-11

Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

Dice el apóstol Pablo que el Señor no demora su regreso, como algunos consideran, sino que Él es paciente, pues quiera que los hombres se arrepientan, y por esa razón está retrasando su regreso. No lo dude, Dios no ignora su situación ni el nivel que el pecado está alcanzando en el mundo, y más temprano que tarde Jesús volverá en gloria para establecer su Reino eterno.

Si usted no pertenece al pueblo de Dios, le invito a que se una hoy a nosotros. En este sitio en el margen superior hay una etiqueta que dice: “El Camino”, haga clic allí de una manera muy simple le indico los primeros pasos que debe dar para recibir a Cristo.

Si usted es cristiano, eleve hoy una oración de gratitud a Dios porque tenemos la seguridad de que Él cuida de cada uno de nosotros, a pesar de las dificultades o pruebas que estemos enfrentando, y sabemos que somos herederos de sus promesas. ¡Aleluya! ¡Amén!

Related Posts