BBC Ministerio Hispano

Una prueba difícil

Por Dr. Óscar J Fernándezs
Parece como si Dios le hubiera dicho al pueblo de Israel: “Ahora te daré la prueba más dura, dejaré que te acostumbres a mi presencia”
¿Recuerda la historia que hice del bote de basura en la entrada de la casa?
Dios le dijo, vas a comer cada día de mi pan, ¿te maravillarás o te enfriarás?
¿Nos hemos acostumbrado a Dios? Ese es el tema de la canción del grupo Tercer Cielo…
¿Nos parece que lo sabemos todo sobre Él?
¿Meditó en esta semana en el hecho de que Dios decidió morar en usted?
¿Siente arder su corazón o tal vez se ha acostumbrado demasiado a la presencia de Dios?
¿Hace las cosas por rutina, por costumbre o porque siente la necesidad?
Si su corazón se ha enfriado, es porque usted se ha alejado del fuego de la presencia de Dios
Él quiere regresar y llenarlo todo. Clame como el salmista en el Salmo 51:12

Leamos Éxodo 16:4-8
Las codornices les recordarían que habían salido de Egipto y el maná les permitiría ver la gloria de Dios
En Éxodo 16 vemos a Dios proveyendo dos tipos de comida
Dios les dio comida de la mesa humana y comida de la mesa de Dios
¿Cómo respondió el pueblo a la provisión de Dios? Veamos Éxodo 16:3
Dijeron: ¡Queremos lo que teníamos en Egipto!
Realmente dijeron: Preferimos ser esclavos y comer guiso, que ser libres y buscar la tierra prometida
¿Cómo se sentiría Dios?
¿Le molestan a usted las personas malagradecidas?
¿Alguna vez le ha dado una pataleta porque Dios le ha librado de alguna cosa de este mundo y usted quería tener un poquito más de esa cosa?
Dios nos sigue dando maná del cielo, pero nosotros preferimos el guiso de los egipcios…
La mala noticia es que ese guiso siempre viene acompañado de la ESCLAVITUD
¿Le gustaría disfrutar sólo un poquito más de su pasado pecaminoso?
Leamos el Salmo 106:15, ¿Se da cuenta lo que dice? Los israelitas se hicieron “expertos” en esto
Dios puede darnos lo que pedimos con mucha insistencia, para enseñarnos una lección…
1 Juan 2:15-17 nos advierte en contra de mantener el apetito por las cosas de este mundo
Dios tiene también una lección para usted sobre este tema. En oración busque lo que Él le está diciendo
Éxodo 16:4
¿Sabe una cosa? En hebreo no existía una palabra para maná. Era algo inexistente. La palabra hebrea que se usó, literalmente quiere decir: ¿un qué? Éxodo 16:15
Me encanta como describe el salmista en el Salmo 78:24 la provisión de Dios
Esto era “cereal del cielo”, para el desayuno. Me ganó mi esposa que antes me regañaba porque yo siempre ando a la carrera y no me da tiempo a desayunar…
El maná llegaba con el rocío, y cuando este se evaporaba el maná cubría toda la tierra
¿Por qué venía con el rocío? El rocío se origina en la atmósfera… y el pan de Dios venía directamente de la “cocina del cielo”
El Salmo 78:25 le llama al maná, “pan de Nobles”
No quiero hacer ahora un estudio del maná, pero observen esto:
Era un objeto pequeño
Era blanco
Y duraba sólo un día
Pienso que muchas veces nos privamos de ver la Gloria de Dios por tratar de ver sólo las cosas “espectaculares” y no prestarle atención a las cosas pequeñas
El maná, por ser blanco representaba que era “la comida perfecta”: Cero colesterol, no grasas saturadas y sin azúcar… Veamos que dice Salmos 119:140
El maná sólo duraba un día. ¿Ha notado que las provisiones de Dios no se pueden almacenar?
¿Qué les sucedía a los ambiciosos? Leamos Éxodo 16:20
¿Cree que Mateo 6:11 tenga alguna relación con esto? ¿Qué nos quiso enseñar el Señor Jesús?
¿No le parece que nuestro Proveedor quiere que reconozcamos que Él es nuestra provisión diaria?
¿Qué dice Mateo 6:34 sobre el día de mañana?
¿No le parecen palabras apropiadas para estos tiempos de recesión y crisis?
Observemos que según Éxodo 16:18 se recogía el maná necesario. Un gomer tenía un poco más de medio galón. La provisión de Dios puede satisfacer a un alma que muere de hambre
Hay algo que quiero que observemos: las misericordias de Dios están al alcance de la mano pero hay que salir a recogerlas… ¿Qué le pasaba a los israelitas que decidían permanecer dentro de sus tiendas? Aunque el estómago les sonara de hambre, si no salían a recoger el maná, no comían…
Con frecuencia veo a cristianos que están “muriendo de hambre”, por no salir de sus tiendas a recoger el maná que Dios les está dando…
Leamos Isaías 61:10 y Deuteronomio 8:4 y 29:5
¿Notó que Dios tenía a su pueblo en un “Campo de Entrenamiento”? Los estaba entrenando para que aprendieran a depender de Él. Dios le estaba enseñando a su pueblo que Él era suficiente para suplir sus necesidades. ¿Sabía usted que hoy día Dios usa a sus hijos para servir de instrumentos para dar provisión a las personas que están sufriendo necesidades? ¿Ha sentido alguna vez el deseo de ayudar a alguna persona que está pasando por una situación difícil? De ser así, ore al Señor y no acalle la voz del Espíritu. Satanás tratará de convencerlo para que no lo haga. Dios se revela hoy por medio de Su constante cuidado y provisión. ¿Se da cuenta de cuánto Él le ama a usted?
Veamos Deuteronomio 8:4 y Deuteronomio 29:5 Se da cuenta de la provisión adicional de Dios para su pueblo mientras este estaba en el desierto: Su calzado no se gastó. Yo veo claramente la mano de Dios entrenando a Su pueblo para enseñarlo a depender de Él .
Parece que Dios también se ocupa mucho del vestuario. Veamos Salmos 93:1 y Salmos 104.1 y ¿sabe una cosa? Le tengo buenas noticias, Dios desea vestirlo con tanto cuidado como vistió a Su pueblo en el desierto. Leamos Mateo 6:28-29 ¿Cómo es posible vestir mejor que los lirios del campo?
Leamos Mateo 27:35, ¿Qué hicieron con las ropas de Cristo? ¿Se da cuenta de que la intención fue despojarlo de su dignidad? ¿Cómo aparece Cristo vestido en Apocalipsis 19:13? ¿Se imagina una túnica empapada en sangre? Hebreos 9:22 nos da la explicación…
Nuestro Señor estuvo dispuesto a vestir vestiduras de sangre para que nosotros pudiéramos vestir de acuerdo con Isaías 61:10 con Vestiduras de Salvación, y con Manto de Justicia
¿Se da cuenta de que nuestras vestiduras son mejores y más costosas que las que se venden en Macys?
Leamos ahora Apocalipsis 19:6-8 ¿Se imagina a usted como parte de la esposa de Cristo asistiendo al banquete de bodas del Cordero? ¿Se ve sentado a la mesa? Sus ropas son de Salvación y nunca se gastan, son vestiduras eternas compradas con la preciosa sangre de su Salvador…
En oración medite acerca de todo lo que Dios le ha dado y le ofrece hoy…

Related Posts