BBC Ministerio Hispano

¿Y para qué castigarnos con un ayuno?

Por Dr. Óscar J. Fernández

Vamos a ver sus antecedentes. Entendemos por ayuno voluntario un periodo de tiempo en el cual nos abstenemos de ingerir alimentos. La primera mención al ayuno la encontramos en la época de los Jueces (Jueces 20:26) en un tiempo de gran aflicción nacional. En el Antiguo Testamento encontramos muchos ejemplos de ayunos, por ejemplo: Esdras 8:21; Nehemías 9:1; Ester 4:3; Salmos 35:13; 69:11; 109:24; Daniel 6:6 y 9:3. El objetivo principal de esta práctica era “afligir al alma”, como vemos en Salmos 35: 13 y 69:11 y SOBRE TODO, dar más fuerza a la oración, Isaías 58: 3, 4.
El ayuno público se hacía cuando el pueblo de Dios, tomaba conciencia del peso de una culpa y se humillaba ante Dios 1 Samuel 7:6. Ahora bien, el VERDADERO AYUNO no es una penitencia y no se limita a una práctica exterior sino que IMPLICA el abandono del mal y los placeres prohibidos, Isaías 58.
En la época de Zacarías se proclamaron ayunos, Zacarías 8:19, que tenía como propósito principal recordar hechos trágicos en la vida del pueblo: 2 Reyes 25:1; 2 Reyes 25:3, 4; Jeremías 56:6, 7; 2 Reyes 25:8, 9.
Vemos que la profetiza Ana servía a Dios con oraciones y ayunos, Lucas 2:37. Los fariseos ayunaban dos veces a la sema, Lucas 18:12. UNA LLAMADA DE ALERTA, cuando las “personas religiosas” y “formalistas” ayunaban, fingían su tristeza y trataban de parecer muy compungidos para que los demás los consideraran como muy cercanos a Dios. El Señor Jesucristo en el Sermón del Monte ataco duramente esta práctica. Algunos mal interpretan que Jesús criticó y atacó el ayuno, cosa que no hizo ya que el mismo practicaba el ayuno con frecuencia, Mateo 6: 16-18.
Los discípulos de Juan el Bautista ayunaban, pero no los de Jesús, durante su presencia personal en la tierra: Mateo 9:14-15; Marcos 2:18-20; Lucas 5:33-35. Sin embargo, los discípulos ayunaron después de Su partida, y en ciertas circunstancias Hechos 13:2-3.
Lamentablemente, en la época de la iglesia cristiana se ha abusado mucho del ayuno, hasta el punto que prácticamente se ha abandonado esta disciplina. Non es una práctica obligatoria y SIEMPRE tiene que estar unida a la oración.
El espíritu del ayuno se haya en la NEGACIÓN y surge de una profunda conciencia de necesidad y urgencia. En este espíritu es que iniciamos este tiempo de oración y ayuno anonadados por las oportunidades que Dios está develando ante nosotros como iglesia y como Ministerio Hispano. Mi oración en esta hora es que Dios le hable y le revele de forma más clara Su Plan para la vida der usted.

Related Posts