BBC Ministerio Hispano

Jesús vence a Satanás (Apocalipsis 12:1-17)

Introducción:

¿Le gustan las películas de misterio o policíacas?
¿Le agrada que alguien le revele quién es el asesino antes de que se desarrolle el drama?
¿Cómo cambia su conocimiento del final de una historia, la actitud con la que usted enfrenta la trama?

Antecedentes:
En la época del apóstol Juan el teatro griego era muy popular. No sabemos si Juan alguna vez estuvo en alguna obra de teatro mientras se encontraba en la ciudad de Éfeso, pero él conocía acerca del mismo.
Sabemos también que el Emperador Domiciano (81-96 d.C.) usaba las figuras míticas de los dioses greco-romanos para promover su propia “imagen” como una divinidad. Es muy probable que en el teatro en Éfeso, se hayan presentado obras dramatizando este tipo de mensaje del Emperador romano.
Para Juan y para muchos cristianos del primer siglo, la presión social para adorar al Emperador no era una opción para ellos. Los cristianos adoraban al único y verdadero Dios vivo. Ellos confesaban solo a un Señor: Jesucristo. Consecuentemente, las autoridades romanas frecuentemente perseguían a los cristianos por este motivo. Probablemente, por este motivo Juan fue desterrado a la isla de Patmos.
Pero Dios usó la ocasión para mostrarle a Juan, y por medio de él a todos nosotros, la verdadera historia de lo que Dios ha hecho, está haciendo y hará para que Su creación pueda cumplir el propósito para lo que fue creada.
Contexto:

Apocalipsis 10:1-20:15
Los capítulos 10 al 20 de Apocalipsis, al igual que los capítulos 6 al 9 pueden ser interpretados de diferente manera, dependiendo del punto de vista del intérprete. Sin embargo, es evidente que estos capítulos muestran el conflicto que se desarrolla entre Dios y el Cordero (Jesús) en contra del Dragón (Satanás) y sus sirvientes diabólicos.
Voy a intentar una breve reseña del contenido de estos capítulos corriendo el riesgo de caer en una descripción simplista: En el capítulo 11 aparecen dos testigos que predican y hacen milagros, pero ellos son martirizados. En el capítulo 12, el Dragón trata infructuosamente de matar a un niño varón, y luego persigue a la madre y a su hijo. En el capítulo 13 la bestia de los mares a la que se le permitió hacerles guerra a los santos. En el capítulo 17 aparece una notoria prostituta montando sobre una bestia escarlata y tomando la sangre de los santos. En el capítulo 19, aparece un jinete sobre un caballo blanco y su ejército vence a la bestia y a su ejército. En el capítulo 20, después de 1000 años de estar atado, Satanás es soltado por un poco de tiempo, este organiza un gran ejército y finalmente es lanzado al lago de fuego.
¿Qué es y cuándo ocurrirá el MILENIO (del latín millennium) periodo de 1,000 años al que se hace referencia en Apocalipsis 20:1-10?
Se reconocen cuatro puntos de vista o interpretaciones. De nuevo voy a intentar hacer una breve descripción de las mismas, a riego de volver a caer en una exposición simplista:
1. Posición Premileniarista Clásica: Esta interpretación sostiene que Cristo regresará físicamente con poder antes de los mil años. El regresará después que los cristianos hayan experimentado un horrible tiempo de persecución (la llamada tribulación). Entonces Él gobernará la tierra por mil años en paz y con justicia. Después de esto habrá una rebelión final, tendrá lugar el juicio final y habrá una nueva creación.
2. Posición Premileniarista Pretribulacional: Esta interpretación coincide en lo fundamental con la anterior, pero espera que Cristo se lleve a los creyentes de la tierra antes de la Gran Tribulación, a esto se le conoce como el Arrebatamiento de la Iglesia. Esta interpretación, establece que en el periodo de 1,000 años Cristo gobernará se concentrará en los convertidos de Israel que gobernarán a las naciones con las profecías del Antiguo Testamento sobre una edad de oro venidera para Israel, bajo el ideal de un hijo de David cumplido literalmente.
3. Posición Postmileniarista: Esta interpretación plantea que Cristo regresará después de un período de 1,000 años, en los que el mundo habrá sido transformado por el evangelio. Entonces ocurrirá un último ataque de Satanás contra las iglesias cristianas, pero Jesús regresará para vencer a Sus enemigos, juzgar a la humanidad e introducir el nuevo cielo y la nueva tierra.
4. Posición Amileniarista: Esta interpretación establece que Satanás ha sido atado por medio de la muerte y resurrección de Cristo. Plantea que el periodo de 1,000 años representa la era actual, en la cual el cristianismo se ha esparcido por todo el mundo. Plantea que Apocalipsis solo describe las bendiciones y pruebas de la presente era. Cristo regresará un día con poder, condenará a Satanás a su destino final, juzgará a toda la humanidad y recibirá a la Nueva Creación (Los nuevos cielos y la nueva tierra).
Todas estas interpretaciones coinciden en que: Cristo regresará a la tierra y todos los creyentes resucitarán.
El cuadro final es bello: presenta la lucha final entre Cristo y Satanás y Cristo es el vencedor. Incluso HOY Satanás es derrotado y podemos obtener la victoria sobre él, mediante la fe en Jesús. Su muerte y resurrección dan esperanzas a todos aquellos que creen en Él y lo reciben como Señor y Salvador. Podemos confiar en Jesús, hasta cuando somos perseguidos a causa de la fe.

Satanás es derrotado
Apocalipsis 12:1-9
El capítulo 12 de Apocalipsis es una especie de drama en el cielo, una especie de “drama cósmico”. La trama principal es la derrota del mal. El Vencedor no es un emperador, un político, un revolucionario, un reformador, un caudillo, una divinidad pagana, un general o un científico. El Vencedor es el Cordero.
Apocalipsis 12:1-2:
1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
La primera gran señal es una mujer de parto. Observe que esta no es una simple mujer como María la madre de Jesús. La manera en la que se describe muestra que no es un simple ser humano. Está ataviada espectacularmente: Tiene sobre su cabeza una corona (Estéfanos) con doce estrellas. Como vestido usa al sol y tiene a la luna bajo sus pies. Esta es una creatura celestial quien pone de manifiesto al Mesías y otros descendientes que se describen en Apocalipsis 12:17.
Algunos eruditos consideran que esta mujer representa al antiguo pueblo de Israel y las doce estrellas representan a los doce hijos de Jacob (Israel).
Otro punto de vista es que ella representa a la Jerusalén celestial idealizada (Gálatas 4:26) y el cielo y las estrellas simbolizan que ella es el ideal espiritual.
¿Qué significa que la mujer esté embarazada y de parto? Algunos eruditos ven una relación con Isaías 66:7-9 donde Sion (nombre que se le da a Jerusalén) está de parto y da a luz un niño, como una futura nación restaurada.
En Apocalipsis 12, el parto de la mujer simboliza, tal vez, la primera venida del Mesías comenzando una nueva labor de Dios que ahora los creyentes comparten con Él.
Apocalipsis 12:3-4:
3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
La otra señal que apareció en el cielo fue un gran dragón escarlata. Y se nos da más significado simbólico: tenía siete cabezas, cada una con una diadema: en sus cabezas siete diademas. Y tenía diez cuernos.
Añade la descripción y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo. Esta señal, indudablemente es una figura de pesadilla. Apocalipsis 12:9 identifica al dragón con Satanás. Tal vez las siete cabezas representan algún tipo de sabiduría, no de Dios. Otra interpretación de las siete cabezas coronadas y los diez cuernos significan que el dragón tiene poder para hacer el mal. Luego en Apocalipsis 13:1 la bestia que es un servidor del dragón también tiene siete cabezas y diez cuernos.
Los intentos del dragón de devorar al niño señalan a Herodes y sus intentos de matar al Niño. Satanás en el desierto trató de hacer pecar a Jesús.
Apocalipsis 12:5-6
5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.
6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.
El tercer personaje en este drama es el hijo de la mujer. Se describe diciendo: que regirá con vara de hierro a todas las naciones y este no puede ser otro que nuestro Señor Jesucristo, visto como el Rey de reyes y Señor de señores retornando (Vea Apocalipsis 19:15-16). Tal vez esperábamos ver alguna referencia al “siervo sufriente” Su Ministerio terrenal, su crucifixión, muerte y resurrección, pero el drama no muestra esa escena. Simplemente dice: fue arrebatado para Dios y para su trono.
El tema aquí es que el Hijo salió victorioso de todas las estrategias tramadas contra Él. Contra todas las asechanzas de Satanás en la vida terrenal del Hijo, Dios proveyó y lo protegió, incluyendo la muerte.
Satanás odia todas las cosas santas, y trata de corromperlas o desvirtuarlas. Ya que no pudo acabar con el Hijo, se vuelve en contra de la mujer, la madre celestial. Pero de la misma manera que estaba protegido el Hijo, estaba la mujer. El desierto puede representar dos cosas, el lugar de la tentación y un lugar de renovación y protección (Ver Deuteronomio 8:2; Oseas 2:14-15; 18).
En Apocalipsis se mencionan varios períodos de tiempo que son iguales a tres años y medio; por ejemplo 1,260 días (Apocalipsis 11:3 y 12:6); un tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo (Apocalipsis 12:14); compare Daniel 7:25 y Daniel 12:7; y 42 meses (vea Apocalipsis 11:2 y 13:5). Esta referencia a períodos de tiempo probablemente sea un tiempo de intenso sufrimiento, aunque limitado en el tiempo. Jesús uso la misma forma de designar el tiempo en Lucas 4:25.
Apocalipsis 12:7-8
7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;
8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

El cuarto personaje en el drama celestial de Apocalipsis 12 es Miguel (Vea Daniel 10:13,21; 12:1). Él es el único Arcángel (que es un ángel con poder sobre otros ángeles) que se menciona en la Biblia (Vea Judas 9). En este episodio el arcángel Miguel dirige a una tropa de ángeles celestiales en una batalla contra el dragón y sus ángeles.
Los intérpretes de la Biblia han considerado esta batalla de tres maneras diferentes:
Primera: Una batalla celestial entre seres espirituales santos contra seres espirituales malvados dirigidos por Lucifer que es Satanás. Estos hechos ocurrieron antes de los sucesos en el Huerto del Edén.
Segunda: Esta es una batalla que tendrá lugar en algún tiempo en el futuro.
Tercera: Es una representación simbólica de la guerra espiritual que se libra actualmente en contra de las fuerzas diabólicas.
Cualquier posición que se adopte, pone en claro la visión que tuvo Juan, en la cual es evidente que las fuerzas del mal NO PUEDEN prevalecer. Ellas pueden dañarnos y debilitarnos, pero no pueden vencer. Todo el que enfrente a las fuerzas satánicas en la tierra, puede estar seguro que al final ellas no triunfarán.
Apocalipsis 12:9
Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
Juan identifica al gran dragón para que no haya dudas en cuanto a quién es él y cuáles son sus propósitos, en el mundo. Es importante que lo identifiquemos bien. A continuación hace referencia a la participación y presencia de este personaje en las Escrituras:
La serpiente antigua: Esta es una referencia al tentador del Jardín del Edén, Gén 3:1-5
El diablo: Este nombre aparece en el NT pero no en el AT. Juan usa la palabra
διάβολος [diábolos] que literalmente significa “testigo falso” (difamador, calumniador).
Satanás: Esta palabra aparece en el AT y en el NT. En hebreo significa “adversario”, “acusador”.
El cual engaña: En 2 Corintios 11:3 el apóstol Pablo define esta labor del diablo. En nuestros días él sigue haciendo lo mismo.
Fue arrojado a la tierra: Su misión diabólica es poner a los hombres en contra de Dios. Se le ha permitido que por un periodo de tiempo sea “el príncipe de este mundo” Juan 12:31.
Y sus ángeles fueron arrojados con él: El diablo no es Omnipotente, ni Omnisciente, ni Omnipresente. Él lleva a cabo su acción diabólica por medio de sus ángeles diabólicos.

Related Posts