BBC Ministerio Hispano

I Pedro capítulo 2 (Final)

Gente Santa
I Pedro 2:9-12
9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.
11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 12manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

IDEA CLAVE:
Para ser testigos de Dios en este mundo, la iglesia local debe actuar de manera dinámica transformando a las comunidades para que reflejen la santidad de Dios

Pedro en esta epístola se estaba dirigiendo a judíos y gentiles que se habían convertido al evangelio y conocían el Antiguo Testamento (Entonces llamado Escrituras). Observen que Pedro se dirige a ellos como:
1. “Linaje escogido”. La idea que el apóstol está planteando es que de la misma manera que Dios escogió a Israel como nación, escogió a los creyentes para ser Su Iglesia. Isaías 43:20-21 dice: 20Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. 21Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.
2. “Real sacerdocio, nación santa”. Así como Dios escogió a Israel para ser Su “reino de sacerdotes” y Su “nación santa” [Éxodo 19:6 dice: Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel] Él escogió a los creyentes mediante Jesucristo para ser un nuevo sacerdocio espiritual y una nueva nación espiritual.
3. “Pueblo adquirido por Dios”. De la misma manera que Dios escogió a Israel para que fuera Su posesión, los creyentes han sido escogidos en Cristo para ser su herencia. Compare Éxodo 19:5 “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra”. Con Efesios 1:3-4 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
4 Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él…
Pedro muestra que muchas de las bendiciones de Dios derramadas sobre el pueblo de Israel también han sido derramadas sobre la iglesia. Sin embargo, al hacer esta comparación, una de las mayores preocupaciones de Pedro es que estos creyentes del Nuevo Testamento fueran testigos dinámicos para un mundo no creyente y que no cayeran como Israel una y otra vez.

Probablemente Pedro tenía muy fresco en su memoria el recuerdo del nacimiento de la iglesia en Jerusalén. Aquellos creyentes se entregaban a la enseñanza de los apóstoles y al compañerismo con los hermanos mientras que adoraban a Dios. Los no creyentes veían la manera en la que vivían los cristianos y lo que hacían, y el Espíritu Santo los convencía de sus pecados. Hechos 2:47 es la mejor descripción que se puede hacer para captar aquella experiencia transformadora. Dice así: “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.

ANALICE:
¿A pesar de que Pedro uso a Israel para ilustrar la relación de Dios con la iglesia, en qué sentido la nación de Israel es diferente a la iglesia como una familia de creyentes?

Las instituciones humanas
I Pedro 2:13-17
13Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,
14ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 1 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; 1 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 17Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.

IDEA CLAVE:

Como seguidores de Cristo, tenemos que obedecer a todas las instituciones humanas y a las estructuras organizativas siempre que estas no violen nuestros valores cristianos

¿Cómo debían comportarse estos creyentes de manera honorable entre los gentiles

(I Pedro 2:12)? En relación con el contexto social, Pedro reafirma lo que Pablo escribió en Romanos. Dios estableció diferentes sistemas de gobierno, para mantener el orden y la civilización en el mundo. Dice Pablo en Romanos 13:1-7: Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridades sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 2De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 3Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 4 porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. 5Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 6Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. 7Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.
En los días de Pedro, el rey (Emperador) era Nerón, quien fue responsable de la muerte del apóstol. Los gobernadores eran autoridades locales, como Poncio Pilatos. Sin tomar en cuenta las injusticias y los abusos que tenían lugar por todo el imperio, las leyes romanas eran justas y aceptables. Pero los que no eran ciudadanos romanos, a los que Pedro llamó “extranjeros” eran vulnerables y no estaban protegidos por la ley. De manera que si ellos querían vivir pacíficamente, ellos tenían que hacer todo lo que estuviera a su alcance, para honrar y obedecer a las autoridades del gobierno.

De la misma manera los cristianos están llamados a hacer lo mismo, siempre que no desobedezcan a Dios. Durante todos los siglos de la historia, en muchas ocasiones los cristianos han tenido que enfrentarse a esa difícil situación de escoger lo que deben hacer: Obedecer a Dios o a los hombres. Hechos 5:29 nos presenta la manera en la cual Pedro resolvía este problema en la práctica: “Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. No olvidemos que tanto para Pablo como para Pedro, esta decisión significaba la muerte.

ANALICE:
¿De qué manera podemos ser buenos ciudadanos en esta sociedad sin desobedecer a Dios?

Piense en algunas situaciones en las cuales debemos de obedecer a Dios antes que a los hombres

Related Posts