BBC Ministerio Hispano

¿Halloween o no Halloween? ¡Ese es el asunto!

Por Dr. Óscasr J. Fernández
Publicado en Baptist Press el día 23 de octubre de 2015, Used By Permission

El diccionario de la lengua española define la palabra “contienda” como una “disputa, una discusión o un debate”. De más está decir que para que esto ocurra, debe existir un tema a debatir, y claro está que deben existir dos partes con diferente opinión sobre el asunto.

La fiesta de Halloween que se avecina, es uno de esos temas que se ha convertido en un motivo de polémicas en algunas congregaciones hispanas. En mi humilde opinión, esto toma fuerza, sobre todo, entre los hispanos de primera generación, es decir, los nacidos en otros países en los cuales no existe la costumbre de celebrar Halloween.
En estos días, los medios sociales se llenan de llamados a no celebrar, oponerse y combatir a los que celebran el Halloween y por otra parte, los que no creen que eso constituye algún problema, y defienden su posición y critican a los oponentes.

Yo pudiera escribir un largo artículo sobre los orígenes e implicaciones de esta fiesta, pero eso solo haría que yo estableciera una posición, que tomara un partido, y que le diera apoyo a la facción que esté de acuerdo con mi opinión. Y eso, ni edifica ni ayuda.

La visión Católico-Romana y la “protestante” sobre la vida después de la muerte es muy diferente, pero la mayoría de los niños y adultos que de alguna manera celebran el Halloween, ni siquiera saben eso.

Tampoco hay un motivo para traer a la iglesia un asunto irrelevante y crear una disputa por un tema que en definitiva, no es trascendente. Ni tampoco hay motivos suficientes para lanzar a los cristianos en una cruzada en contra de los que celebran la fiesta de Halloween.

En primer lugar, cualquiera que sea la razón o el motivo, las contiendas dentro de la iglesia solo hacen daño y no producen algún beneficio. Dice en proverbios 18:6 “Los labios del necio traen contienda”. El apóstol Pablo, en Romanos 1:29 sitúa a los “contenciosos” en un lugar en el cual yo no quiero estar. Por supuesto, sé que algunos en este momento están en total desacuerdo con lo que estoy diciendo. Ese es un buen ejemplo de una contienda. En I Timoteo 2:8, Pablo exhorta: “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda”. No hay posibilidad, tenemos que huir de las contiendas. Dice en II Timoteo 2:23: “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas”.
En estos pasajes me parece evidente que: “Tenemos que dejar las cuestiones insensatas” y pienso que el Halloween pudiera ser una de ellas. Y lo más importante es que no podemos enfrascarnos en disputas ni discusiones, y mucho menos, llevarlas al seno de la iglesia ya que eso no edifica sino destruye.
En segundo lugar entonces surge la pregunta, ¿entonces qué hacemos?

Si usted considera que celebrar el Halloween es malo, no lo celebre. Pero cuídese de criticar a los que lo hacen en su congregación. No trate de crear una doctrina bíblica con esto. En mi opinión, use el púlpito y las oportunidades para predicar a Cristo. No ceda ante la tentación de usar cada oportunidad que se presente para establecer una tribuna en contra de Halloween. Aunque por supuesto, esté convencido de que usted está en lo cierto y los que lo celebran están equivocados. Ese es justo el origen de una disputa. No estoy pretendiendo establecer posiciones, pero estoy convencido que en asuntos tan irrelevantes como este, las posiciones extremas crean disgustos, disputas y divisiones.
Y si usted considera que celebrar Halloween está bien, ¡celébrelo! Use la oportunidad para testificar de su fe en Cristo. Si se limita a entregar caramelos a los niños que tocan en su puerta, pruebe a poner las golosinas en bolsitas plásticas y ponga dentro una notica con un versículo bíblico como por ejemplo Juan 3:16. Esta es una buena oportunidad para darse a conocer a los nuevos vecinos en su barrio.

Si usted es de los que le gusta celebrar una fiesta por Halloween, está bien, no hay nada de malo en eso, siempre que su testimonio cristiano brille. En Mateo 5:14 dice Jesús: Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. De manera que esta es una buena oportunidad para que usted y su familia brillen en su vecindario. He aquí algunas ideas: 1) Decore la casa con luces bien brillantes y ponga de fondo música de Bach tocada en clavicordio. 2) Prepare galleticas en el horno y regálelas a sus vecinos, en paquetes con un versículo de la Biblia que hable del amor de Dios por los pecadores. 3) Los niños pueden usar disfraces que representen a los héroes de la fe cristiana de diferentes tiempos y lugares geográficos, así como también a princesas y guerreros. Deje volar su imaginación con temas que edifiquen y permitan mostrar el amor de Dios por el mundo.
Esta es una buena oportunidad para edificar y no para destruir.

Nuestro adversario, el diablo, tratará por todos los medios de obtener ventajas y crear la desunión y los conflictos entre los cristianos por esta fiesta. Como dice el refrán: “Convirtamos los limones en limonada”. Usemos esta festividad como una oportunidad de evangelización para testificar de Cristo a nuestros vecinos.

Related Posts