BBC Ministerio Hispano

Yo soy políticamente incorrecto…

Por Dr. Óscar J Fernández

La sociedad secular en la que vivimos, ha hecho muchas cosas para restarle valor a los principios cristianos, y para establecer otros valores que en ocasiones, se oponen a la fe que decimos tener o a lo menos, ponen nuestra fe a un lado.

Veo muestras de esto en una amplia gama de aspectos. Desde asuntos que parecen intrascendentes, hasta asuntos que son fundamentales. No hace mucho tiempo se comenzó a decir “Felices Fiestas”, en lugar de “Feliz Navidad”. A simple vista, parece que esto no es un gran problema, ¿y es eso verdad? Yo no lo creo. La Navidad es una tradición cristiana, establecida para celebrar el nacimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y eso es muy importante para mí.

Yo vivía en Cuba cuando el gobierno Comunista de la Isla decidió suprimir la Navidad, porque el gobierno había adoptado al Marxismo Leninismo como filosofía básica fundamental y al Materialismo filosófico como doctrina. Entonces se estableció en el mes de julio una celebración con tres días feriados en sustitución de la Navidad y en esa fecha se distribuían alimentos que tradicionalmente los cubanos habían disfrutado en la Navidad.

Me llamó mucho la atención cuando comencé a escuchar aquí “Felices Fiestas”, ante lo cual siempre he respondido “Feliz Navidad”. Eso no tiene algo de extraordinario, pero lo que me ha llamado la atención es que en muchas ocasiones, la persona ha rectificado y me ha respondido: “Feliz Navidad”, con cierto alivio. Y esto siempre me ha recordado aquellos años en Cuba en los que los cristianos celebrábamos la Navidad cuando nadie más lo hacía.

Mi esposa armaba un árbol de Navidad, para que nuestros pequeños hijos tuvieran una influencia diferente a la que recibían en la escuela y perdieran el miedo. Ella usaba una rama de pino y forraba las semillas de pino con papel de aluminio de las cajetillas de cigarros vacías que recolectábamos de la calle durante todo el año. Mi suegro proveía los alimentos que cultivaba en un pedazo de tierra que le había dejado el gobierno para su uso personal,  de la finca que tenía y que le habían intervenido.

Pero aquí es diferente. La Constitución garantiza el derecho a expresarnos libremente, entonces, ¿por qué he de estar de acuerdo con los que combaten o a lo menos son indiferentes a nuestra fe cristiana y decir “Felices Fiestas” para no ofender a los incrédulos? Yo he dicho siempre y seguiré diciendo “Feliz Navidad”.

Me parece que aquí se ha llegado al extremo. Europa en general, se caracteriza por su tendencia a la izquierda y su modo de vida liberal. Sin embargo, en la mayoría de los países que he visitado en diciembre, celebran la Navidad por todo lo alto. Con villancicos en los comercios y en las calles y monumentales árboles de Navidad en las avenidas y centros comerciales. España en general, se viste de fiesta en Navidad, lo cual no quiere decir que sea una nación cristiana. Y me llama la atención que a nadie se le ocurre sentirse ofendido por esto y mucho menos protestar.

Claro está que eso tal vez no tenga mucho que ver con celebrar el nacimiento de Jesús, pero nos da a los cristianos una oportunidad para testificar de nuestro Rey. Respeto el punto de vista de cada cual, pero no me dejo imponer el sello de esta cultura para ser “políticamente correcto”. He decidido vivir de acuerdo con mis principios y si eso ofende a alguien, créame que en verdad lo siento.

Con frecuencia vamos a España a pasar la Navidad con la familia que vive allá. La primera gran diferencia la encontramos entre los aeropuertos en Estados Unidos y los de Europa. En los primeros no hay muchas decoraciones, si alguna de Navidad. En los europeos hay un gran derroche de motivos navideños incluyendo escenas del nacimiento de Jesús, que en España llaman Belén. Pero lo que me pone el corazón a saltar, es al llegar a la entrada del avión, cuando en la mayoría de las líneas aéreas me reciben con un sonoro: “Merry Christmas”.

Así que, en esta que será mi última oportunidad en este año de digerirme a ustedes, les quiero desear a todos una muy Feliz Navidad. ¡Merry Christmas! Hagamos que este año el mensaje de salvación y esperanza que nuestro Salvador vino a traer al mundo, sea conocido por aquellos que siguen viviendo en las tinieblas…

Related Posts