BBC Ministerio Hispano

ESTUDIO SOBRE ÉXODO (4)

Éxodo 2:1-4. Unos padres proactivos

Las influencias diabólicas tienen muchas maneras de manifestarse. Uno de los eslabones más vulnerables en cualquier sistema social, son los niños. Ellos están expuestos a las enseñanzas que le imparten los maestros, a los cuales los pequeños casi siempre consideran como héroes y ejemplos a seguir. Hoy día se desarrolla una gran lucha ideológica que puede pasar inadvertida para los padres en el terreno sexual, moral y religioso.

Desde las escuelas primarias, hasta las universidades, las aulas están plagadas de maestros con ideas radicales, muchos de ellos llenos de resentimiento social, ateos y sexualmente muy liberales.

Pienso que el breve pasaje bíblico de esta semana nos puede ayudar a entender mejor la situación que enfrentamos hoy, y tal vez darnos algunas ideas. Sobre todo, mostrarnos la necesidad de depender de Dios en todas las situaciones de la vida diaria. Dios no es solo para ir a adorarlo a la iglesia los domingos, o una vez al año en la Semana Santa. Él es nuestro compañero y nuestro auxilio diario y constante.

En los Estados Unidos de América hoy estamos sufriendo el resultado de la labor de muchos años sobre los niños. Los profesionales de hoy fueron los niños de ayer. Ellos forman las legiones de profesores universitarios y maestro de las escuelas.

Desde la Guerra de Vietnam y el movimiento en su contra, con el fortalecimiento de la filosofía de la llamada Nueva Era y el marxismo, la sociedad tomó un giro apartándose de lo que habían sido los valores tradicionales de esta gran nación. ¡Eso no es algo nuevo! Desde hace mucho tiempo lo podemos ver atreves de la historia. Cuando Nabucodonosor llevó cautivo al pueblo de Israel, tomó jóvenes del linaje real y ordenó que fueran “instruidos en las letras y la lengua de los caldeos” (Daniel 1:4). La palabra que RV60 traduce como “letras” en los manuscritos hebreos es “sfipher” y esta palabra se usa para referirse a libros, rollos, tablas de arcilla y cualquier otra forma en la que se solían registrar las ideas, decretos, leyes y hechos importantes.

En otras palabras, los jóvenes israelíes cautivos, debían ser adoctrinados. Y ese proceso se ha seguido por muchos cientos de años en todas las sociedades del mundo. Esa es la manera de instruir a los niños y a los jóvenes y prepararlos para lo que queremos que sea el futuro. El asunto no es la práctica que es buena y ha probado ser eficiente, el problema es, qué se les enseña. Es poco lo que podemos hacer para ejercer una influencia en las escuelas, pero estamos obligados a influir sobre nuestros hijos en los hogares, y en nuestras iglesias.

En el pasaje de esta semana, vemos a unos padres que actuaron sabiamente para proteger a su hijo. Espero que eso nos haga meditar y reflexionar en cómo podemos proteger a nuestros hijos de las influencias diabólicas.

PENSAMIENTO INICIAL: Los padres tienen que ser proactivos para proteger a sus hijos de las influencias diabólicas

ÉXODO 2:1-4 (RVR60)

1Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví, 2la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses. 3Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río. 4Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería.

 

COMENTARIO BÍBLICO

Aunque los padres del recién nacido debieron de sentir ansiedad y temor, ya que habían violado una orden del faraón, ellos confiaron en Dios y actuaron debido a esa confianza no cayendo en la inmovilidad en la que muchas veces caemos por el miedo y que paraliza nuestras vidas. Su fe generó coraje. El autor del libro de Hebreos, bajo la inspiración del Espíritu Santo, analiza así este pasaje dice en Hebreos 11:23 [Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey].

 

La familia de Moisés debió experimentar la ansiedad que produce el hacer algo que está prohibido por las autoridades, aunque sea injusto como en este caso. Pero si esta familia hubiera sentido temor y se hubiera paralizado, habría perdido la facultad de pensar y actuar racionalmente. Pero observa que su confianza en Dios disipó ese miedo paralizador. Su fe en Dios generó coraje.

 

En el gran capítulo sobre la fe del libro de Hebreos se nos da la confirmación bíblica de lo que hemos dicho. En Hebreos11:23 dice: [Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey].

 

Muchos siglos más tarde, cuando la vida de Jesús estuvo amenazada por la matanza de niños ordenada por el rey Herodes, justo para eliminar a Jesús, José actuó para proteger al recién nacido Hijo de Dios, Mateo 2: 13-14 [13 Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. 14Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto]. Ha José se le había revelado por medio de un sueño lo que iba a suceder, esta protección sobrenatural no eximía a José de su responsabilidad humana de proteger al niño.

También hoy, nosotros tenemos que desarrollar una estrategia específica para proteger a nuestros niños de la maldad que hay en el ambiente que los rodea. Este plan tiene que incluir que nosotros sirvamos de modelos de los valores cristianos mostrándolos en nuestras vidas para ayudar a nuestros niños a desarrollar un sistema interno de valores que les ayuden en el proceso de tomar decisiones por el resto de sus vidas.

No podemos evitar las influencias malignas y diabólicas que van a encontrar en sus vidas, pero podemos prepararlos para que las enfrenten y salgan triunfantes. Si sobreprotegemos a los niños, los hacemos más vulnerables a las malas influencias. Tarde o temprano van a tener que enfrentar el problema por ellos mismos y no podemos protegerlos contra eso, pero es nuestra obligación instruirlos y prepararlos.

Tenemos que pensar claramente y a propósito, confiando en la sabiduría de Dios, para enfrentar nuestra situación particular de acuerdo al lugar y ambiente en el que nos desenvolvemos.

PARA REFLEXIONAR: ¿Cuáles son algunas áreas en las que nosotros, como padres, debemos de ser cuidadosos para no juzgar y criticarnos unos a otros, en relación con la forma en la que aplicamos estos principios?

UN MOMENTO DE REFLEXIÓN INDIVIDUAL:

¿Cómo preparas a tus hijos para enfrentar las influencias malvadas?

¿Estás al tanto de lo que los maestros les están ensenando a tus hijos en la escuela?

¿Conoces a dónde pudieras recurrir si descubrieras que están enseñándole cosas indebidas a tus hijos en la escuela?

¿Te preocupas por revisar las libretas, notas y los libros de tus hijos?

¿Has investigado quiénes son los maestros de tus hijos?

¿Hay algún programa en tu iglesia de ayuda a los padres para lidiar con estos problemas?

 

Related Posts